domingo, 26 de abril de 2015

La fuerza de la ilusión.

Como parece ser que mis "filosofadas" os gustan, os contaré la que tengo en la mente en esta madrugada de domingo. Hace ya un rato que he vuelto a casa después de salir un poco con mis amigos Nureb y Ava, y digo salir, por decir algo. La verdad es que hoy ha sido una de esas noches que mal empiezan y mal acaban... No porque haya pasado nada negativo, sino sencillamente porque parece que esta noche no será especialmente recordada; no ha tenido nada de especial. El caso es que he comprobado como cada vez la gente que sale es mucho más joven pero también más mayor, desde quinceañeros a cuarentones (o más) con el síndrome del eterno adolescente. Me ha resultado llamativo observar como, se tenga la edad que se tenga, estas personas disfrutan de la fiesta más allá de su edad, con ganas y sobre todo, con ilusión, en el buen sentido de la palabra, en la ilusión positiva que te arranca a convertir en realidad aquello que imaginas.

El otro día estaba viendo una película y alguno de los actores comentaba que es curioso como el Ser Humano se pasa la mayor parte de su tiempo esperando. Piénsalo tú... así es. Realmente nos pasamos los días esperando. Esperando trabajar. Esperando ganar dinero. Esperando comprar cosas. Esperando que se cumplan nuestros sueños. Esperando que la vida sea más fácil. De hecho, en ciertos aspectos esperando que la vida sea tan fácil que las cosas nos lleguen porque sí y no porque nos lo curramos.

Entonces ¿Por qué nos escondemos tras pantallas de ordenador o del móvil? ¿Por qué sustituimos el calor de la gente, sin tener esa valentía que nos hace capaces de hablar con un desconocido en cualquier lugar, por las redes sociales que de poco nos ayudan a relacionarnos más? ¿Por qué no somos realmente auténticos, realmente lo que queremos ser y somos, y acabamos, patéticamente diciendo sí cuando queremos decir no y diciendo no cuando queremos decir sí? Es decir, porqué aceptamos pulpo como animal de compañía cuando sabemos que no lo es.

Para aclarar lo que estoy tratando de transmitiros quiero que recordéis a esas clases de personas, como yo (porque asumo que así es), que parecemos estar carentes de ilusión. Estoy seguro que todos identificáis esa, cada vez más, habitual forma de vivir. Personas que pasamos los días sin arriesgarnos a dar nuevos pasos si no tenemos totalmente medidos los pasos y una garantía abrumadora de que la victoria sea fácil, ser capaces de escribir nuestro destino y no esperar a que se escriba solo, pero sobre todo descubrir y experimentar nuevas experiencias. Precisamente porque para esto se necesita algo que es muy importante: tener ilusión, como esas personas de cualquier discoteca, tengan la edad que tengan, que lo pasan genial sin importarles miles de pensamientos más allá de disfrutar con ganas; en definitiva, con la ilusión de vivir.

Hace algo más de una hora, mientras volvía a casa en el coche, he escuchado en la radio una canción que es muy muy muy especial para mi y que hacía años que no escuchaba, aunque me sé la letra de memoria y la considero una de mis favoritas. Era la canción que estaba sonando de fondo durante mi "primera vez". Es una canción romántica, dulce, especial y evidentemente que me evoca un hecho importante y feliz de mi vida. Escuchar esa canción a través de los altavoces del coche me ha hecho recordar, precisamente, la sensación que tenía en ese momento, del cual, aunque ya hace bastante tiempo, es imborrable. Además, me he dado cuenta que la principal diferencia del Jack de hoy con ese Jack es la ilusión que rebosaba por todos los poros de su cuerpo.

Y es justamente sobre eso lo que he estado pensando a lo largo de la última semana, que me he recluido en mi rutina diaria y en mi mismo para tratar de aclararme un poco. Aprovecho para disculparme ante todos por esta breve ausencia (me pondré al día con vuestros blogs lo antes posible). Quizás sea por la clásica pájara cíclica que sufre el opositor de vez en cuando, porque el nerviosismo comienza a aflorar con fuerza o porque no logro poner orden en mi vida por mucho que lo intente.

Os cuento esto porque el tema de las oposiciones me ha hecho replantearme la idea de irme fuera de mi comunidad. Sueño con que me toque trabajar en un pueblo tranquilo, donde lleva una vida sencilla. Eso supondría alejarme de todo, de mi familia, amigos, mi querida tierra y convertir muchos pensamientos en recuerdos. Comenzaría una nueva vida en un lugar nuevo e incierto, por descubrir. Podría ilusionarme de nuevo, come zar el juego desde cero. Por una parte me encanta esta idea. Creo que estoy dispuesto a presentarme en las oposiciones en otras comunidades autónomas y probar suerte. Sin embargo, también os reconozco que por otra parte me aterra hacerlo.

Ahora sí que me gustaría escuchar vuestras opiniones al respecto sobre esta cuestión, a la que no dejo de dar vueltas últimamente, porque podría ser la meta definitiva para este "último año de mi pasado". Por eso, si habéis vivido o conocéis una situación similar, estaré encantado de conocer vuestras impresiones. Si no es así, pero queréis dar vuestra opinión, también estaré encantado de leerla.

Después de esto, volvemos al principio: la ilusión. Sin ella no somos nadie, nada más que sombras en un mundo ya de por si oscuro, vagando sin rumbo en busca de señales que nos guíen como pequeños destellos de luz que pasan fugazmente a nuestro alrededor. Por eso estoy haciendo un gran balance de lo que quiero para mi, suena egoísta y lo es, pero necesito redescubrir en mi interior qué es lo que me ilusiona, para ir a por ello y conseguirlo. Quiero apostar por mi y ganar. Después de todo, hay que aprender a volar con las propias alas.

Alis volat propriis.

12 comentarios:

  1. Je je je Hablo por mí, acabo de descubrirte y ya echaba de menos tus filosofadas. Aunque pienso que esto no es una filosofada ¿no? Es que me parece que despues de leerte en otras ocasiones, quiza por hacerlo de un plumazo, me falta chicha en esta reflexión.
    Sin que te ofenda, voy a serte sincero, lo importante no es decir que lo eres o pensar en lo que te hace falta, sino serlo. Repites que te has dado cuenta que te falta ilusión, pero no logras ilusionarte en serio con nada (hablo por lo que leo) si no es así corrígeme. Te comportas no de modo egoísta Jack si no estúpido si crees que aquello que te ilusione va a partir de ti mismo, la ilusión es un factor interno (capacidad y apertura de ilusionarse) pero sobre todo externo y tengo la sensación de que a pesar de tu retiro y de lo que nos cuentas, sigues encerrado en ti mismo y ademas de modo egoista. Yo esto lo vivi, y creo que dar vueltas a la vida no ayuda a vivirla mejor. En un tiempo te daras cuenta, que pensar no ayuda porque nos hace egoistas buscando en nuestro interior lo que nosotros no podemos darnos.
    Respecto a las oposiciones, !Jack! Que tienes 30 años es hora de cortar con el cordón umbilical. Je je je. Perdón por la broma. Estas preparando unas oposiciones, presentáte donde quieras y haz lo que te apetece; no entiendo de terrores, a los 25 trabajaba en la capital, a los 27 en un pueblo enano de castilla la mancha y ahora en alicante. Y ni por un momento sentí miedo, hice lo que queria y eso que por alguna de esas epocas me sentía parado, pero esa es la vida.
    Me lio, y me lio, a ver, más, no creo que tras un pc nos escondamos. Creo que puede existir calor humano desde aquí, creo que es un calor mucho menos contaminado, y puedo afirmar hoy, que gracias a esto tengo a mi lado al amor de mi vida y no envidio a ningun pringao de discoteca. Excepto duros falsos, llenos de buenos modos, la gente por aqui es mas sincera y al final es lo que cuenta.
    No sé si habré sido de ayuda, he dado un paseo por las nubes, pero con el movil soy un desastre explicandome.
    Me alegro de verte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mark! No voy a negarte que tienes parte de razón en tu enfoque, más que nada porque realmente no logro encontrar una (o varias) ilusiones que me hagan seguir adelante, pero al menos ya tengo claro que debo volver a ilusionarme. Es un comienzo prometedor; hay que ir poco a poco. Además, aquí quizás me acuses de egoísta tal vez, pero es difícil para mi lanzarme de cara y sin escudo hacia lo desconocido, por mucha ilusión que tenga... ¡Qué le voy a hacer si soy tímido! Trataré de seguir tu consejo: pensar menos hacia dentro y actuar más hacia fuera.

      En cuanto al tema de oposiciones, esa es la idea, presentarme donde quiera y hacer lo que me apetezca, por mucho amor que tenga a mi tierra. Es una oportunidad coger las riendas totales de mi vida.

      Un abrazo y muchas gracias por tu comentario, aunque escribas desde el móvil te explicas más que bien.

      Eliminar
  2. Ay Jack, te escribí hace un rato un comentario desde el móvil pero veo que no se ha publicado, se ha debido perder en el oscuro mundo cibernético el pobrecillo jaja. Bueno, voy a intentar reproducirlo.
    Creo que no has estado "ausente" sino que la escritura es una actividad más emocional que intelectual y, por lo tanto, no siempre tenemos el estado de ánimo adecuado para poder transmitir lo que estamos sintiendo. Además, si te ausentas una, dos o las semanas que sean no te disculpes con nosotros, compartes una parte de tu vida por estas líneas y debes ser tu interior el que te dicte cuando publicar de nuevo y cuando dedicarte más tiempo a ti mismo. Yo la mayor parte de mi vida siempre he escrito para mí, sin compartirlo con nadie más, y no por eso ha dejado de ser provechoso y beneficioso, aunque en mi caso siempre se suele deber más bien a una cuestión de timidez a que los demás descubran lo que pasa por mi cabeza y lo que siente mi alma en esos momentos. En fin, que no se te olvide que el primer interesado en escribir eres tú y sólo debes hacerlo cuando esa actividad te haga sentir bien, por mucho que a los demás nos guste leerte, claro está.
    Por otra parte, lo que dices sobre la ilusión me ha llegado muy dentro, sí, me ha vuelto a pasar eso de sentirme demasiado identificada con tus palabras (esto empieza ya a parecerme sorprendente jaja) Pero aunque me sienta identificada con lo que dices, aunque yo también tenga la sensación de que en mi vida la ilusión se ha esfumado, mientras te leía me he dado cuenta de que no es así. Parece que siempre es más fácil ver la realidad si la proyectamos en otro, y proyectándola en ti me he dado cuenta de que aunque tú no lo creas, sí que tienes ilusiones. Si no las tuvieras no escribirías este blog, ni prepararías las oposiciones, ni soñarías con ese pueblito perdido en la nada donde comenzar de nuevo. Lo que pasa es que creo que a los seres humanos se nos olvida con facilidad cuáles son nuestras ilusiones, el leitmotiv de nuestra vida, y estamos en un continuo bucle de búsqueda de otros nuevos sin pararnos a pensar en los que ya tenemos. Y todo esto que te estoy diciendo lo extrapolo a mi vida y me va a dar mucho que pensar estos días (aunque me gustaría poder dejar de pensar durante unas horas, últimamente no hago otro cosa y a veces es mejor guiarse por las emociones que por los pensamientos)
    En cuanto al tema de las oposiciones, te animo a que te presentes en otra CA, si había algo que a mí me animaba a estudiar era pensar que podría irme a vivir a otro lugar, conocer otras personas, comenzar otra vida. Y ahora que no sé si seguiré preparando oposiciones o si debo poner un punto y final a esta etapa de mi vida, también es una de las cosas que me crean más indecisión a la hora de elegir, porque tengo la impresión de que de otra manera me quedaré atrapada en donde vivo, rodeada siempre por las mismas personas y situaciones y esto me entristece bastante (estoy un poco pesimista estos días, perdona la frase cargadita de negatividad que te acabo de regalar jaja) Vamos, que adelante con ello (eso sí, piensa bien donde firmas que los lugares pequeños pueden ser muy agobiantes con el paso del tiempo aunque no sean pueblos, créeme)
    No quiero seguir escribiendo que siempre me quedan comentarios muy largos y no quiero ponerme pesada ni hacerte leer más de lo necesario (al final vas a preferir que no comente en las entradas jaja), creo que necesitaba desahogarme un poco, porque aunque estoy de acuerdo contigo en lo que decías de las redes sociales y escondernos detrás de una pantalla, a veces unos se siente más libre hablando de esta manera que cara a cara.
    Ánimo Jack, escucha a tu interior, sólo puedo darte este consejo.
    Un beso fuerte!
    Oniria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona si hay frases mal hiladas, lo he escrito tan deprisa que no me he dado cuenta de si había escrito todo bien. Ah, y se me olvidaba ¿puedes decirme en qué película dicen esa frase de los seres humanos? Me ha picado la curiosidad y me gustaría verla :)

      Eliminar
    2. ¡No tienes que disculparte! Entiendo que escribiendo con el móvil siempre se comete algún que otro fallo, sobre todo por culpa del corrector (a mí me hace especial gracia que convierta "hijo de puta" en "hijo de pura", paradójico ¿no?). Pero no me desvío de lo que te estaba diciendo, porque puedes escribirme todo lo que quieras, sea un comentario muy largo o corto (porque un gesto o una mirada, aunque a veces baste, no se puede enviar por aquí).

      Te agradezco mucho tu comentario Oniria, como siempre. No puedo hacer más que darte la razón en todo. Creo que tengo que darle un nuevo giro a mi vida para coger un poco de ilusión y energía como el rotor que tiene que moverse para generar electricidad. Así que probablemente me lance a hacer las oposiciones en otra u otras comunidades autónomas... y luego, a esperar que haya suerte.

      Yo también me siento reflejado en tus escritos y por eso deseo que continúes escribiendo un contándonos cómo te va, porque eres fascinante (y de tu forma de escribir ya no digo nada más, que pocos honores me quedan por decirte).

      ¡Un beso enorme!

      Eliminar
    3. Por cierto, la verdad es que no me acuerdo en qué película exactamente dicen eso... cuando me acuerde te lo digo. Pero sé que es de Ciencia Ficción (un género que me encanta), porque ese tipo de frase tan filosófica sobre la naturaleza humana no puede ser de otro género...

      Eliminar
  3. Hola. la ilusión es esencial en nuestroi día a día para ir consiguiendo metas y llegar a lo que realmente queremos o nos hace felices. No se debe de perder nunca. Con respecto a las oposiciones si te apetece empezar una nueva vida y cerrar definitivamente tu pasado no hay nada mejor que cambiar de ciudad, de rutinas, de ambientes y de hábitos... una nueva ciudad, con nueva gente y nuevo trabajo sería lo mejor... ya nos contarás. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que si, la ilusión es vital para alcanzar esas metas que nos vamos marcando y aguantar el camino que nos dista de ellas. Además, es clave para vivir con una sonrisa, porque sin ilusión pocas cosas nos quedan...

      ¡Gracias por tu consejo Marta! ¡Un beso!

      Eliminar
  4. La ilusión te la montas tú. como la felicidad, como las ganas, como todo. O te lo buscas y te lo haces tú o nada, no llega por arte de magia. O eso pienso yo, vamos. Y es verdad que con los años pierdes un poco esa "frescura" de la juventud y te haces un poco más remolón, más perezoso y más rutinario. Pero tienes que poner de tu parte, si te dejas arrastrar estás perdido. Para volar, hay que agitar las alas, es lo que hay.
    Por otro lado, si te sale la oportunidad de irte fuera y te apetece, hazlo. Te arrepentirás de no haberlo intentado. Y si te sale mal, si no te gusta, siempre puedes volver. Pero si no te mueves no lo sabrás nunca.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Echaba de menos tu realismo Naar... la felicidad se obtiene después de un duro "trabajo" ¿verdad? Vamos, que hay que currárselo, como todo en la vida. Por eso creo que la ilusión es una pieza fundamental para lograr ésto. Aunque nos hagamos mayores, dentro de cada uno de nosotros sigue habiendo un joven con la frescura intacta (espero).

      Además, es completamente cierto, si me arriesgo y no sale bien, siempre puedo volver a casita... ;)

      ¡Un beso!

      P.D. Me gusta la frase "Para volar hay que agitar las alas, es lo que hay" y "si no te mueves, no lo sabrás nunca".

      Eliminar
  5. Soy una persona a la que le cuesta poco ilusionarse,supongo que en eso tengo suerte.Pero la verdad es que casi cualquier pequeña cosita me hace tener ganas de probar,hacer...
    A lo largo de mi vida he podido comprobar como esta ilusión no iba asociada al momento vital que estaba experimentando sino que se adaptaba a mis circunstancias personales.
    Ahora que estoy probando algunas cosas nuevas,te animo a que tú tb salgas de tu zona de confort y experimentes.

    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero OT, salir de la zona de confort, aunque no para meterme en la boca del lobo, sino para sentir y experimentar nuevas cosas que me ilusionen. Sería todo un nuevo capítulo en mi vida.

      Un beso.

      Eliminar